Trazadores voluntarios ya se encuentran desplegados en doce comunas de la Región Metropolitana

 Publicado en Destacados, Portada, U. de Chile,

Los servicios de salud de Cerro Navia, Huechuraba, La Granja, Maipú, María Pinto, Padre Hurtado, Peñaflor, Pudahuel, Puente Alto, Recoleta, San José de Maipo y San Ramón han solicitado el apoyo por parte de cientos de personas que acudieron al llamado de la Casa de Bello; quienes están siendo coordinados por académicos y académicas de nuestro plantel.

Por redes sociales, medios de comunicación y los medios institucionales, la U. de Chile difundió el llamado para que la comunidad pudiera sumarse al voluntariado de trazabilidad. El trabajo está siendo liderado por el Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar (APSF), la Escuela de Enfermería, la Escuela de Salud Pública, la FECH y el Centro de Estudiantes de la Salud, y ha tenido una potente respuesta: casi dos mil personas se inscribieron para ser parte de este trabajo.

A la fecha, esta iniciativa ya se encuentra desplegada en doce comunas de la Región Metropolitana. Los servicios de salud de Cerro Navia, Huechuraba, La Granja, Maipú, María Pinto, Padre Hurtado, Peñaflor, Pudahuel, Puente Alto, Recoleta, San José de Maipo y San Ramón han solicitado el apoyo por parte de la U. de Chile.

Además de inscribirse en el formulario, las personas participantes tuvieron que realizar el curso gratuito “Seguimiento de casos y contactos COVID-19”, impartido por la U. de Chile desde el 2020, basado en un programa de la Universidad John Hopkins, para tener los conocimientos básicos relacionados con el trabajo de la trazabilidad. Una vez iniciado el trabajo, las y los voluntarios dedican al menos dos horas diariamente (de lunes a viernes) para realizar el trabajo. Adicionalmente, existen coordinadores que cumplen la función de estar en contacto con los centros de salud de las comunas mencionadas, para revisar la metodología de trabajo; rol que hoy están cumpliendo académicas y académicos de la U. de Chile.

Para la subdirectora del APSF, Viviana Ulloa, una de las principales características del perfil de las y los voluntarios es la heterogeneidad, lo que muestra el compromiso de las comunidades por apoyar al personal sanitario en disminuir los casos y acabar con la pandemia. “Podemos observar la representación de una comunidad heterogénea, pero que tiene el interés de contribuir en que salgamos pronto de esta situación sociosanitaria, contribuyendo desde lo que cada uno de nosotros puede hacer”, mencionó la académica.

Comunidad universitaria participativa

De acuerdo con los resultados del último monitoreo a la estrategia de Testeo-trazabilidad y aislamiento (TTA), se visualizó que 1 de cada 3 centros de atención lograba realizar el seguimiento a los casos sospechosos de Covid-19. Por otra parte, la medición determinó que un 25 por ciento de los centros alcanzaba a contactar a los contactos estrechos antes de las 24 horas y el 50 por ciento mencionaba que conseguía realizarlo antes de 48 horas de la confirmación positiva del caso índice. Dada esta realidad es que las académicas Viviana Ulloa y Caroll Cuellar, ambas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, convocaron -al igual que el 2020- al voluntariado de trazabilidad para ir en ayuda a los dispositivos de salud.

Junto con las académicas mencionadas, el equipo de coordinación cuenta con estudiantes de la U. de Chile, como es el caso de Sofía Blanco, quien se encuentra en cuarto año de Medicina. Para la estudiante, una de las principales visiones destacables del trabajo es cómo se han incorporado distintos académicos y estudiantes de otras facultades, como es el caso del equipo del profesor Richard Weber de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas. “Muchas veces nos hablan del compromiso que la Chile ha tenido históricamente con la ciudadanía y creo que este es un ejemplo donde este se materializa”, mencionó Blanco.

Al igual que Sofía Blanco, Javiera León, estudiante de quinto año de Tecnología Médica, también está participando en la gestión del voluntariado. “No solo tenemos muchos voluntarios, también somos parte de diversas instituciones y los representantes de esta se comunican con el equipo para generar mayores redes y recursos. Por ejemplo, en este momento estamos trabajando con un equipo de Ingeniería Industrial de la U, también INJUV con la difusión de una campaña educativa, equipos de educación en Epivigila y uno de los últimos es el equipo de simulación para la preparación de los trazadores”, indicó la estudiante.


Matías Marín, equipo de comunicaciones Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar.

Start typing and press Enter to search